E-commerce: un negocio que no para de crecer

Hablar de que la venta por Internet es una tendencia en alza en todo el mundo no es ninguna novedad. Hace años que el e-commerce está ganando terreno y avanzando sobre la venta presencial. Este fenómeno en los Estados Unidos ya se cobró varias víctimas, entre ellas una de las cadenas de artículos deportivos más importantes de ese país, como Sports Authority, que el año pasado anunció su quiebra y cerró sus más de 450 locales que tenía en 45 estados.

Si bien el crecimiento del comercio electrónico se está cobrando entre sus víctimas a tiendas físicas de todos los tamaños que no saben o no pueden adaptarse a los cambios, el ejemplo de Sports Authority sirve para graficar que ni aún la empresa número 1 de venta de artículos deportivos de los Estados Unidos estuvo a salvo. Por supuesto, el e-commerce no es el único causante del cierre de esta cadena, pero si tenemos en cuenta que todo lo que vendía se podía comprar por Internet, en ocasiones con precios más bajos, recibirlo en la comodidad del hogar, y si sumamos que mantener tiendas de grandes superficies supone un costo (alquiler, impuestos, empleados) muy alto, es fácil imaginar el coctail explosivo difícil de digerir si no se cuenta con la visión necesaria para lograr esa tan mencionada adaptación que reclaman los consumidores.

¿Y por casa como andamos?

Por supuesto, y como no podía ser de otra manera, en la Argentina también se da el fenómeno del crecimiento exponencial de la venta por Internet. Según un artículo publicado por el diario La Nación, basado en un estudio de la consultora BigData Corp, la cantidad de comercios que venden de manera online creció un 16% en el último año, totalizando aproximadamente 38.000 tiendas.

En cuanto facturación los números son todavía más alentadores, ya que se creció un 51% interanualmente, con una facturación de $102.7000 millones durante el último año.

Está claro que el ecommerce llegó para quedarse, y que en los próximos años asistiremos a una verdadera revolución, en donde probablemente se terminen de romper los canales de distribución actuales, dando paso a una experiencia cada vez más personalizada y cómoda, que es lo que los usuarios reclamarán cada vez más.

Muchas son las ventajas, todas conocidas, de vender por Internet: mayor alcance, menores costos, y una oferta adaptada a los consumidores son solo algunos de los argumentos que todo comerciante debería empezar a analizar seriamente, si todavía no lo ha hecho. Porque ignorar esta creciente tendencia es un camino directo a los problemas.

 

You may also like

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.